Un chino en pleno barrio San Diego

José es el nombre en español del asiático que trabaja junto a su esposa en el local 32 del segundo piso del mall chino.  Él al igual que muchos otros orientales vienen a Chile en busca de un mejor porvenir. José y su esposa son sin duda un caso en especial, llevan dos años y medio viviendo en Chile sin ver a sus dos hijas.

 

 

 

El centro comercial China se ubica en calle San Diego con Alonso Ovalle. Es un centro comercial muy espacioso de dos pisos. En el primer piso se encuentran una gran variedad de locales comerciales chilenos que venden desde juegos para consola de playstation hasta instrumentos musicales. Pero la gracia de este mall y por lo que le hace honor a su nombre se encuentra en el 2do piso. Al subir por la escalera mecánica uno se da cuenta que el segundo piso es totalmente otro mundo, se pueden apreciar chinos corriendo, hablando en su idioma, cocinando, moviendo cosas, intentando vender sus productos, incluso la ambientación del lugar hacen pensar que uno realmente se encuentra en la mismísima China. En este lugar existen 54 tiendas y se pueden encontrar desde pantuflas pasando por lámparas hasta miles de telares.

 

Uno de los inconvenientes del centro comercial es que la mayoría de los locatarios chinos lleva a los más dos meses trabajando, por lo tanto no hablan nada inglés pero una cosa es clara, al momento de hablar sobre números son perfectos chilenos. Al recorrer el lugar encontré una pareja que lleva dos años y medio viviendo en Chile. Muy extraño porque la mayoría de los chinos no duran más de uno, ya sea porque buscan mejor trabajo en otro lugar de Santiago o les va mal y se ven obligados a volver a China.

Esta pareja de orientales se trata de José y su esposa María.

 

José (36) y María (35) viven en la calle Alonso Ovalle en un pequeño departamento. Ellos empiezan el día a las 7:30 de la mañana para preparar el desayuno, luego deben caminar cerca de seis cuadras para llegar a su lugar de trabajo en el mall chino antes de las diez. Esperan a la chilena que contrataron (no todos los locales poseen un trabajador chileno), afinan los últimos detalles y a las diez en punto abren el local. Pasan algunos minutos y ya empieza a entrar gente. A pesar de que llevan bastante tiempo viviendo en Chile, uno tiende a pensar que deberían dominar el español pero sin embargo hablan muy poco. Cuando José intenta hablar, habla tan rápido que cuesta entenderle. La clave para que pueda entender nuestro idioma, según Marcela (la trabajadora que contrataron) “es hablarle muy despacio y ser muy paciente”.

José tiene sin duda los rasgos típicos asiáticos: de estatura 1,63, ojos alargados, tez amarillenta, muy tímido, reservado, no le gustan las cámaras, menos que lo interrumpan cuando hay gente en el local. Su esposa habla menos español que él y ni se siente en el local, es muy callada y lo que único que pareciera hacer es mostrar su tímida risa.

 

José y María hace dos años y medio se encontraban en China con sus hijas de cuatro y nueve años de edad. Decidieron venir a Chile porque unos amigos les dijeron que Chile era un buen país económicamente y tendrían muchas posibilidades para mejorar su calidad de vida. Ambos coincidieron en dejar a sus hijas en China para que estudien y se críen con las tradiciones propias de su país, aunque no fue fácil reconoce José: “la despedida fue muy triste, nosotros pensábamos que íbamos a estar solo un año pero ya han pasado más de dos”. Aunque no lo niega, “el hecho de venir a Chile nos ha permitido matricular a nuestras hijas en un mejor colegio y no hay que preocuparse por falta de comida”. La vida de José en China era muy esforzada, trabajaba todo el día en dos distintas labores para ganar solo la mitad de lo que gana ahora. Ellos hablan una vez cada diez días con sus hijas, que ahora tienen  11 y 6 años. José comenta que “lejos, lo más difícil de estar en Chile es estar separado de mis hijas” aunque agrega que en el país oriental viven con la madre de María, “así que están bien”.

 

 

La pareja china trabaja en el local 32 y se especializan en pantuflas según nos dice José. En el local también venden escobas, palas, telas, zapatos. Los precios varían entre 500 y 5.000 pesos, tal como dice su slogan: “precios más baratos que en China”.

Abren de lunes a sábado, todos los días igual: de diez de la mañana a las ocho de la noche. En este lapso no tienen descanso ni siquiera para el almuerzo. Ellos comen en el mismo local sin cerrar, por esto el olor especial que totalmente refleja lo que comen, y no son empanadas ni una cazuela, sino comida china.

La mayoría de los compradores son comerciantes y compran en grandes cantidades, el pedido más clásico en el local es por docena.

 

José y María están felices, les ha ido bien, aunque la barrera del idioma ha sido muy difícil para esta pareja oriental. Ellos contrataron a Marcela que posee un papel fundamental en el local porque cuando los chinos se complican con el idioma, ella los ayuda, les traduce las cosas que no entiende. Ella asegura que les ha tomado mucho cariño, “llevo dos años con ellos y siempre han sido comprensivos y nunca se han atrasado con el pago”.

Con respecto al español José nos dice que lo domina más que el inglés, aunque nunca tuvo una formación escolar que le enseñara algún idioma, y se nota porque a pesar del largo tiempo que lleva en Chile aún tiene un español muy elemental.

También comentó que están pensando en traer a sus hijas en el verano porque les ha gustado Chile, al escuchar esto su esposa larga una tímida risa que refleja lo esperanzada que está de volver a ver sus hijas.

Cuando son las 7:30 de la noche empieza a cerrar, y su largo día acaba. Al llegar a casa cocina junto a su esposa, luego se acuestan para volver a empezar un nuevo día.

 

 

 

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s